FEELINGS de la M a la Q.

Este será un post en continua evolución, en el que simplemente escribiré un breve sobre mis Feelings, mis vibraciones para con el restaurante.

He dividido los contenidos de Feelings en varios artículos en orden alfabético para que consultarlo sea más cómodo. He organizado los contenidos por los nombres de los restaurantes sin tener en cuanta los artículos de su nombre.

LA PUNTA DE SITGES, Sitges. Febrero 2020

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Creativa afrancesada.

EL PERSONAL: Agradable, familiar, con ganas, eficiente.

EL LOCAL: Acogedor, hogareño, decorado con muy buen gusto. El techo de cañas y las originales lamparas confieren mucha personalidad al local. Hay un espacio interior no muy grande y una agradable terraza en un patio interior de la casa.

LA GASTRONOMÍA: Una oferta variada internacional. Muy francesa-española: la ensalada de burrata correcta, bonita pero sin nada sobresaliente, las alcachofas con parmesano y tomate riquísimas, ración un tanto escueta, foie, muy recomendable, carrilleras buenas, salsa muy aguada, croquetas de rostit, buenas. Los postres deliciosos, tanto las fresas como el Toblerone, bonito y muy conseguido. Una carta complicada para niños, a no ser que hayan sido educados en un entorno gastronómico.

EL PLACER: Propietarios encantadores, comida correcta.

GENERAL: Tal vez vuelva.

MAMAROSA BEACH, Barcelona. Diciembre 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Playero con pretensiones a fashion.

EL PERSONAL: Agradable, con ganas pero poco eficiente.

EL LOCAL: Desangelado por dentro y la terraza un poco dejada: mesas con tembleque, de diferentes alturas cuando las juntaron, estufas que no funcionaban...

LA GASTRONOMÍA: Una oferta variada internacional. Muy aparente, bonita, pero no tan satisfactoria en boca. El arroz "Nero di Sepia" no tenía gusto a mar pero correcto en cocción, el bao la mejor de la comida, refrescante y sabroso.

EL PLACER: Fuimos por el Tenedor, por lo que pagamos la mitad de la cuenta en comida y ya me pareció caro.

GENERAL: No volveré.

MAMAROSA BEACH, Barcelona. Diciembre 2019 y desde hace años

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Playero con pretensiones a fashion.

EL PERSONAL: Agradable, con ganas pero poco eficiente.

EL LOCAL: Desangelado por dentro y la terraza un poco dejada: mesas con tembleque, de diferentes alturas cuando las juntaron, estufas que no funcionaban...

LA GASTRONOMÍA: Una oferta variada internacional. Muy aparente, bonita, pero no tan satisfactoria en boca. El arroz "Nero di Sepia" no tenía gusto a mar pero correcto en cocción, el bao la mejor de la comida, refrescante y sabroso.

EL PLACER: Fuimos por el Tenedor, por lo que pagamos la mitad de la cuenta en comida y ya me pareció caro.

GENERAL: No volveré.

PEPITO, Barcelona. Febrero 2020 y desde hace años

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: De carne.

EL PERSONAL: Amable, simpático y efectivo.

EL LOCAL: Restaurante muy bonito, con muy buena decoración e iluminación. Espejos, lamparas, mesas diferentes y muchos detalles, muy acogedor y agradable.

LA GASTRONOMÍA: He ido varias veces en los últimos años y me gusta mucho. Propuesta de varios entrantes, sobresale la ensaladilla, cecina sabrosa un tanto seca, rechazo el tartar de atún porque lleva fresas... Buenos los chuletones, alguna vez algo duros, pero sabrosos y con buenas guarniciones. El postre de mi última visita, un Cheese cake, un tanto seco, pero con buen sabor.

Siempre pido el vino tinto Habla del Silencio, me gusta su cuerpo y sus aromas además de por su poético nombre y diseño gráfico.

EL PLACER: El lugar, el ambiente y la comida.

GENERAL: Volveré seguro.

LA PUNTUAL, Barcelona. Octubre 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: De tapas.

EL PERSONAL: Amable y efectivo.

EL LOCAL: Restaurante gracioso, con decoración un poco industrial, con escaleras y piso tipo duplex. Nosotros entramos por una puerta de detrás a través de un pasaje al lado del Champanyet y comimos allí.

LA GASTRONOMÍA: He ido solamente una vez y fue mi opción porqué el Champanyet estaba lleno de gente. La verdad una grata sorpresa. Las mismas anchoas que las del Champanyet, las croquetas de jamón exquisitas y cremosas, la ensaladilla suave, casi de untar y las alitas picantes de muerte, repetimos.

EL PLACER: La compañía, las tapas y la terracita a modo de rincón urbano muy agradable.

GENERAL: Volveré probablemente.

LA NIÑA DE MIS OJOS, Barcelona. Octubre 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: De moda, cocina mediterránea creativa.

EL PERSONAL: Amable, joven y efectivo.

EL LOCAL: Restaurante gracioso, con decoración correcta. Muchas escaleras, salas en varios pisos. Nosotros fuimos en grupo y tuvimos un salón privado muy agradable.

LA GASTRONOMÍA: He ido solamente una vez y en grupo, teníamos un menú establecido que fue correcto. Bonita y cuidada presentación, croquetas y ceviche sobresalientes.

EL PLACER: La compañía y la copa que nos tomamos después arriba, había mucho ambiente.

GENERAL: Volveré probablemente.

EL QUIJOTE, Playa de Aro, Gerona. Agosto 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Taberna.

EL PERSONAL: Amable y efectivo, los de siempre.

EL LOCAL: Restaurante gracioso, con decoración popular, más restaurante que su hermano pequeño El Cid (ver reseña por la C) que se aunque también tiene un aire a taberna. Es pintoresco, seguramente turístico. Tiene una terraza grande en formato patio andaluz pero dentro me parece más acogedor.

LA GASTRONOMÍA: He ido dos veces porqué el Cid estaba cerrado y tenía ganas de sus deliciosas y adictivas Alitas, sin duda el plato estrella de ambos locales. Hay otras cosas para picar pero no tan sobresalientes como estas. En el Quijote la especialidad es una brocheta de ternera especiada, pero tiene más brocheta que carne... La carne está cortada muy fina y envuelve una brocheta de madera ancha. Además de estas dos especialidades, el Quijote hace carnes a la brasa, aún tengo pendiente venir a probarlas. Recomiendo maridar las Alitas con sangría, contrasta bien con el salado.

EL PLACER: Las Alitas advierto que son adictivas y generan mono. El condimento, mezcla secreta hasta para los trabajadores del lugar, polvillo salado, imagino contiene glutamato monosódico, con sabor a caldo concentrado de pollo y curry.

GENERAL: Volveré a probar las carnes y evidentemente a comer Alitas si el Cid está cerrado.

PRIMERO PRIMERA HOTEL. Barcelona. Julio 2019.

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: De hotel.

EL PERSONAL: Servicio amable, formal. Ambiente relajado.

EL LOCAL: Parece un club inglés, muy bien decorado y acogedor.

LA GASTRONOMÍA: Nada brillante. Las croquetas correctas, pero las ensaladas con poca "chicha" y el lomo de cerdo me lo trajeron como una suela de zapato aún habiéndolo pedido rosé. Me lo volvieron a traer cocinado incorrectamente de nuevo.

Si fileteas un solomillo de cerdo, con este grosor, ha de ser después de cocerlo y de que repose. Es una carne delicada porqué suele ser dura y al cocerla se endurece más. Para evitar que sea dura se puede dejar reposar unos días o envasarla al vacío o congelarla para romper las fibras.

Los postres buenos, que no excelentes.

EL PLACER: El ambiente acogedor y la compañía.

GENERAL: Tal vez vuelva a tomar una copa, o a merendar un té y unos de esas tartas, pero no a comer o cenar.

PUIGMARTÍ. Barcelona. Junio 2019.

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Vermutería.

EL PERSONAL: Servicio alegre, amable y juvenil.

EL LOCAL: Informal, varias mesitas y barriles donde tomar tus tapas, raciones y vinos. Muy de barrio de Gracia.

LA GASTRONOMÍA: La oferte clásica de una vermutería con extra de quesos, embutidos y otros. La verdad es que hicimos una ruta de tapas por Gracia y se nos antojó queso de postre y encontramos esta perla. He de volver a seguir investigando para poder dar una visión más completa del lugar.

EL PLACER: El ambiente distendido y el platazo de gorgonzola que no pudimos acabar.

GENERAL: Repetiré.

MAKAMAKA. Barcelona. Abril 2019 y desde hace unos 10 años

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Hamburguesería americana surfera.

EL PERSONAL: Servicio alegre, amable y juvenil. Ambiente desenfadado y playero.

EL LOCAL: Informal, una barra de cócteles y unas mesas altas de madera con taburetes en el interior y terraza con mesas para compartir y no. Una pared tiene cientos de cucharitas de madera con mensajes. Molón.

LA GASTRONOMÍA: Siempre la misma: hamburguesas originales americanas, otras con huevo y variaciones más creativas pero sencillas. Muy buenas patatas fritas caseras.

EL PLACER: El ambiente distendido y playero de la Barceloneta, con gente joven y unas buenas hamburguesas. Ideal para adolescentes por el ambiente y la gente cool y genial para los padres que pueden tomarse un delicioso coctel o un gintonic.

GENERAL: Voy de vez en cuando, cuando se dá: niñas de paseo por la playa + antojo de hamburguesa.

MAR I CEL. Sitges. Marzo 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Marinero tradicional de producto.

EL PERSONAL: Amable, profesional, efectivo. De toda la vida, un poco desbordados por se Carnaval.

EL LOCAL: Elegante, clásico y cuidado.

LA GASTRONOMÍA: De producto. Cuidada presentación, con productos de temporada y propuestas alternativas a los restaurantes marineros clásicos.

EL PLACER: La tradición y el buen hacer clásicos. Que esté en primera linea de mar, en el paseo.

GENERAL: Muy recomendable, volveré.

MAKO. Barcelona. Marzo 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Japonés.

EL PERSONAL: Amable, relajado, joven, servicio informal.

EL LOCAL: Tipo pequeña taberna, con una barra donde se ve como preparan el sushi.

LA GASTRONOMÍA: Japonesa clásica con detalles occidentalizados. Satisfactorio y más que correcto en relación calidad precio.

EL PLACER: En esta ocasión el placer vino por la situación divertida que provocamos... Era Carnaval y fuimos 3 personas disfrazados de japoneses. Fue muy divertido ver el pasmo de el resto de comensales y la velada fluyó entre buena comida y risas.

GENERAL: Recomendable.

QUINTÍN. Madrid. Febrero 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Creativo, de moda, de producto.

EL PERSONAL: Profesional y agradable.

EL LOCAL: Precioso como todos los del grupo "El Paraguas", pensados para triunfar: gastronomía y espacio se aúnan en un concepto de restaurante y la clavan. Este tiene un aspecto de tienda de alimentación / mercado, precioso, vibrante y colorido. El detalle, el buen usto.

LA GASTRONOMÍA: Carta cuidada con aires Mediterráneos. Fuimos con una amiga que nos recomendó varias cosas y entre otras cosas, todo fue muy bueno. La mortadela de aperitivo con un toque de pimienta riquísima: estos son los detalles que diferencian un buen de un mal restaurante, que demuestran el cariño por lo que se hace. La pizzeta de colmenillas impresionante: fina al extremo, crujiente, con abundante queso y las colmenillas a la crema distribuidas para que en cada bocado tengas una, imprescindible. Quise tomar un segundo refrescante y lo conseguí, un ceviche de corvina perfecto. Ellas tomaron unas cigalas con alcachofas salteadas y una tosta, contundente, de merluza, muy sabrosa, de un corte un tanto clásico para el tipo de local. La tarta fina de manzana es-pec-ta-cu-alr y el semifrío de yogur fresquísimo y digestivo.

EL PLACER: El lugar, el ambiente lleno de movimiento típico de Madrid, gente bien vestida. La comida, valdría la pena ir solo por la pizzeta de Morille, de ensueño.

GENERAL: No sé si volveré, porque visito poco Madrid y porqué el grupo "El Paraguas" tienen unos cuantos restaurantes más que quiero probar. Pero volverí sin duda, muy recomendable.

NORA. Barcelona. Enero 2019

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Creativo, fashion, de producto.

EL PERSONAL: Distante, profesional.

EL LOCAL: Bonito, grande, se nota que han hecho una gran inversión, también en vajillas y cristalerías, de la máxima calidad. Está en el antiguo Oliver and Hardy.

LA GASTRONOMÍA: Carta cuidada con aires Mediterráneos. En el plato de anchos tienes a la vez del Cantábrico y de la Escala, cosa que me gustó como guiño. La tosta de anguila tenía mucho pan y poca anguila. El ceviche bien aliñado y fresco. El Steak Tartar muy rico, no picante aunque lo pedí, pero muy pequeño.

EL PLACER: El lugar, muy agradable y cómodo. La comida floja, también hay que tener en cuenta que han abierto hace poco. El conjunto triste: local tan grande y en sábado noche solo dos mesas. Al lado la coctelería con pista de baile vacía.

GENERAL: No creo que vuelva.

NELUMBO, Barcelona. Diciembre 2018

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Cocina asiática. Es el "hermano pequeño" de Ly Leap de sus restaurantes: Indochine e Indochine Ly Leap.

EL PERSONAL: Servicio escaso, solo un camarero, amable, sonriente pero poco profesional.

EL LOCAL: Un tanto frío en comparación con los otros dos locales llenos de flores, madera y piedras naturales. Original decoración de flores, falsas, rojas suspendidas desde el techo y pintadas en las paredes, pero en su conjunto frío y un tanto destartalado, gotera tremenda desde el aire acondicionado delante mio.

LA GASTRONOMÍA: Propuesta similar a la del Indochine pero más escueta: centrada en los bocados callejeros de Camboya, Vietnam y Tailandia y en unos pocos platos típicos. Noté en los platos la falta de afluencia de clientes: hojas de lechuga y menta un tanto pochas en los Nems, raciones más pequeñas que en el Indochine y otros detalles. Creo que la intención es que este restaurante sea más económico que los otros dos y llegue a otro nivel de público. Sinceramente me decepcionó, ya que es imposible no comparar con el maravilloso, con una suculenta y fresca oferta, Indochine, al que voy a menudo, y el excelso y bello Indochine Ly Leap que nunca fallan.

EL PLACER: La compañía y la sonrisa y buena fe del inexperto camarero.

GENERAL: No volveré, me quedo con un sabor agridulce, insatisfecha y la cuenta no fue tan pequeña como cabía esperar en un local tan informal.

EL PRINCIPAL, Barcelona. Diciembre 2018

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Cocina clásica modernizada.

EL PERSONAL: Servicio profesional.

EL LOCAL: Grande, salas para grupos con comedor principal en plata baja de un edificio señorial del Eixample. Luminoso, la sala da a un precioso patio interior propio acondicionado con mesitas. Cuidado, limpio y decorado elegantemente para la Navidad. Lavabos en piso inferior con fortísimo olor a amoniaco.

LA GASTRONOMÍA: Propuesta conservadora, con platos tradicionales: croquetas de cocido y buñuelos de bacalao muy correctos, steak tartar preparado delante del cliente fresco y bien sazonado, níscalos con foie y huevo poche un tanto insípidos y fríos, las setas estaban más hervidas que asadas, un tanto viscosas. El rabo de buey tenía una salsa aguada poco adecuada para un guiso tradicional así, solomillo seco ya a la vista, patatas tiesas y más abundantes que la carne y bearnesa ligada con fécula evidentemente, una pena. La tarta fina de manzana con helado de caramelo merece una ovación, espectacular.

EL PLACER: El bonito local y la tarta fina de manzana.

GENERAL: No volveré, me quedo con un sabor agridulce, insatisfecha y la cuenta no fue pequeña.

POSIT SERRALLO, Tarragona. Diciembre 2018

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Marinero.

EL PERSONAL: Servicio simpático y profesional.

EL LOCAL: Informal, moderno, luminoso, en antiguo edificio del puerto restaurado.

LA GASTRONOMÍA: Marinera clásica. La verdad esperaba más después de saber que habían ganado el premio Agbar al mejor restaurante sostenible. Las croquetas de gamba tenían la farsa seca y era demasiado intensa. Los calamares andaluza buenos. La paella rica, punto cocción correcto pero las cigalas eran secos y algunos mejillones olían mal.

EL PLACER: El bonito local y el excelente trato.

GENERAL: Tal vez vuelva... pero sin demasiado entusiasmo.

PURA BRASA, Barcelona. Octubre 2018

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Brasas.

EL PERSONAL: Servicio simpático y relajado.

EL LOCAL: Informal, moderno- rustico.

LA GASTRONOMÍA: Grata sorpresa. Fuimos la noche de Halloween, disfrazados de brujas y yo de muerte mejicana. Paseando por el centro decidimos cenar carne y este restaurante cerca de Pza Cataluña apareció. Desde que llegamos nos dieron una calavera de plástico que acompañó todas las fotos de los platos que os mostraré. La sorpresa fue la excelente calidad de las carnes: el chuletón espectacular y el costillar de cerdo ídem. Los chicken finguers también muy ricos, crujientes y con una buena salsa. Postres suculentos a la americana con buenos helados cremosos.

EL PLACER: Grata sorpresa. Además de la diversión que llevamos encima de manera natural cuando nos disfrazamos, el equipo nos animó y la comida acompañó la noche de manera "terrorífica".

GENERAL: Vale la pena probarlo, volveré.

PUR, Barcelona. Noviembre 2018

MI FEELING

TIPO DE RESTAURANTE: Moderno, refinado, de autor: Nandu Jubany.

EL PERSONAL: Profesional, correcto y discreto.

EL LOCAL: Entrada con recepcionista. En el piso de abajo está la coctelería Impur y de frente el restaurante con mesas exentas y una barra baja cara a la cocina de emplatado.

LA GASTRONOMÍA: Una oferta apetecible que defiende el producto lo más puro posible como reza el nombre del restaurante. El huevo con trufa blanca y puré de patata resultó ser más seco de lo deseado: el puré sin gracia ni salero estorbaba al conjunto y la trufa aún estaba un tanto inmadura, "verde" y era poco aromática. Las sepionas brasa estaban en exceso crudas, por tanto duras y elásticas, costó acabarlas. Las ambas excelentes en cocción y punto de sal , fresquísimas. Las espardeñas suaves, tiernas y rebozadas, me entusiasmaron, aunque no crujían. El surtido de quesos completo y perfecta afinación. Y el postre de chocolate un diez: crujiente casi como el cristal y relleno de chocolate fresco y cremoso, ideal con los cristales de sal y el aceite de arbequina de la casa.

EL PLACER: Algunos de los platos expuestos arriba. Pero chirriante que haya cosas tan y tan maravillosas y otras dignas de ser devueltas a la cocina.

GENERAL: No sé si volveré. Me da un poco de miedo no acertar y tener una experiencia a medio gas de nuevo, pagando lo que se paga.